CONTACTO:

 

Plaza Bogotá, 1

Fuenlabrada 28945 Madrid

 

tu-espacio@tu-espacio.es

 

WhatsApp:

       678 90 70 41

       601 76 54 39

 

 

Síguenos en redes sociales :

Organiza un secuestro

 

 

Quieres organizar una fiesta sorpresa y no sabes cómo entretener o engañar al homenajeado mientras se reúnen todos los amigos en el lugar de encuentro; no lo dudes muestra tus dotes mafiosas y organiza su secuestro.

 

Planifica y ejecuta

 

Empieza por una pequeña investigación sobre la agenda que tendrá tu víctima.

Una o dos personas montarán un pequeño operativo de seguimiento, vigilancia y control para conocer su rutina (aunque preguntando a su madre, hermanos o pareja… se obtendrá también buena información).

 

Elige el día y la hora mejor para ejecutar el secuestro. Cuando regrese a casa de trabajar, al bajarse de su coche o cuando esté abriendo la puerta del portal… puedes incluso utilizar su propio vehículo para llevar acabo el secuestro.

 

Nada como un dedo bien rígido para apretar en la espalda o estómago de la víctima y decirle que es un arma. Véndale los ojos para trasladarle hasta el lugar de cautiverio.  Es importante elegir bien la ruta, puedes pasearle por un centro comercial, una plaza concurrida o un parque cercano, demorándoos en el paseo el tiempo suficiente para dar tiempo al resto de amigos a organizar la fiesta.

 

RECOMENDACIONES:

 

  • Es preferible no hablar directamente a la víctima, utiliza una grabadora con voz distorsionada

 

  • Durante el trayecto que hagáis en coche, poner música heavy muy alta para desorientarle

 

  • No respondáis a sus más que probables preguntas o provocaciones

 

  • Bajo ningún concepto le quitéis la venda de los ojos hasta que no lleguéis al lugar de la fiesta

 

  • Podéis utilizar cuerdas, pañuelos o cualquier prenda para atarle las manos

 

  • Opcional taparle la boca para que no hable

 

Cuando la fiesta esté preparada, recibiréis “la llamada” que será la señal para ir al lugar de la celebración. Una vez lleguéis, todos permanecerán en silencio hasta que le quiten la venda de los ojos al homenajeado.

 

¡¡Sorpresa!!

 

Aquí no sabemos si querrá abrazaros o mataros…