CONTACTO:

 

Plaza Bogotá, 1

Fuenlabrada 28945 Madrid

 

tu-espacio@tu-espacio.es

 

WhatsApp:

       678 90 70 41

     

 

 

Síguenos en redes sociales :

Sobresalir en fiestas

 

 

Si eres de los que permanece sentados en una esquina durante las fiestas, mientras el resto de los invitados bailan y se divierten… ¡No sufras!  Es normal sentirse cohibido, y más aún si eres tímido, pero con algunos consejos que pongas en práctica podrás llegar a ser el alma de la fiesta.

 

Arréglate adecuadamente

 

La higiene personal es imprescindible. Procura encontrar un estilo muy atractivo que sea compatible con tu personalidad, esto aumentará la confianza en ti mismo.

 

No intentes ser una persona diferente

 

Actúa con confianza cuando hables con alguien. Intenta no pensar en la impresión que estás causando ni en lo que la otra persona puede estar pensando de ti, esto sólo sirve para ponerte nervioso. En lugar de eso, concéntrate en saber más sobre la otra persona, hazle preguntas, sonríe, escucha con atención y mírale a los ojos.

 

Sonríe

 

La sonrisa es esencial para transmitir una personalidad abierta y receptiva, tu sonrisa hará que otras personas se sientan cómodas a tu lado.

 

Mira a los ojos

 

Hay que realizar contacto ocular con la persona con la que hablamos, pero sin mantener en exceso la mirada, ya que se podría traducir como un desafío, ni tampoco no mirarle en ningún momento a los ojos lo que denotaría falta de interés en la conversación.

 

Amable y amistoso

 

Si alguien se acerca a conversar contigo, presta mucha atención a lo que dice, asiente con la cabeza de vez en cuando u obsequia con frases como “Claro” “Ya veo” “Fenomenal”…

 

Si hay algo de la otra persona que te gusta, hazle un cumplido. Cuando se tiene pensamientos positivos sobre las personas, compártelos en voz alta, pero nunca finjas, si tus comentarios son  sinceros y corteses la gente los apreciará.


Intenta hablar con todos los invitados

 

No siempre puedes esperar que los demás se acerquen a iniciar la conversación.  Así que habla con quien tengas oportunidad. Pregúntale si se está divirtiendo, si encontraron a algún conocido en la fiesta, que te recomiende lo que puedes probar de la comida…

 

No te quedes pegado al mismo grupo de conversación toda la noche, mantente en movimiento, intenta preguntar por personas sobre las que no sabes nada y acércate para presentarte tú mismo.

 

Sentido del humor

 

Muestra tu ingenio con una frase o contando un chiste, esto ayuda a aligerar el ambiente. También puedes compartir una anécdota divertida en la que te hayas visto envuelto.

 

Haz algo inesperado

 

Actúa alocadamente de alguna forma (saltando a la piscina de cabeza, bailando en mitad de la pista como si nadie te viera…) esto hará que la gente se acuerde de ti, probablemente lo considerarán como uno de los puntos más memorables de la fiesta. Sin embargo, mucho cuidado con los excesos, debes actuar con ingenio y buen gusto, no con tonterías poco originales y molestas.

 

Déjate llevar por tu risa

 

Una persona que se ríe a carcajadas sin reparos transmite confianza en sí misma y atrae la atención  de otras personas.

 

Sé feliz durante la fiesta

 

Lo importante es divertirse, sonríe, sé encantador, ríete cuando alguien cuente un chiste. Esto hará que irradies alegría y las otras personas notarán que la estás pasando muy bien en la fiesta.

 

Algunas sugerencias

 

  • Cuida tu postura, intenta no encorvarte, camina con la espalda erguida. Sonríe y no temas mirar a los ojos.
  • Saluda a aquellos que conozcas y preséntate cuando llegues a un grupo donde también hay personas que no conozcas.
  • Al momento de la partida, infórmale a todos de que te vas a marchar, agradece al anfitrión la invitación y dile que te divertiste mucho en la fiesta. A las personas que recién conociste, diles que fue un placer y sonríe mientras te diriges a la salida.
  • Recuerda que estás en un evento social para divertirte, no sólo para “sobresalir”.
  • Evita embriagarte para quitarte la timidez, con eso sólo lograrás quedar en ridículo y hacer pasar vergüenza al anfitrión y a los que están contigo.